OREMOS PARA QUE EL SANTO PADRE CONSAGRE RUSIA AL INMACULADO CORAZÓN DE MARÍA, TAL Y COMO LO PIDIÓ LA SANTÍSIMA VIRGEN EN FÁTIMA

Monseñor Marcel Lefebvre

"... sin ninguna rebelión ni amargura ni resentimiento, proseguiremos nuestra obra a la luz del Magisterio de siempre convencidos de que no podemos rendir mayor servicio a la Iglesia, al Papa y a las generaciones futuras. Y seguiremos rezando para que la Roma actual infestada de modernismo llegue a ser otra vez la Roma Católica..."

Ramiro de Maeztu

"Venid con nosotros, porque aquí, a nuestro lado, está el campo del honor y del sacrificio; nosotros somos la cuesta arriba, y en lo alto de la cuesta está el Calvario, y en lo más alto del Calvario, está la Cruz."

"Vosotros no sabéis por qué me matáis, pero yo sí sé por lo que muero, para que vuestros hijos sean mejores que vosotros"

martes, 29 de julio de 2014

PASIÓN POR LA VERDAD


El mundo está lleno de filósofos y de escritores, sin embargo, sólo hay una cosa que justifica la existencia de unos y otros: la pasión de la verdad. Sin esta pasión, libros y filosofías no son más que vanidades, peligrosísimas vanidades que encienden el fuego en la tierra y atizan las llamaradas del infierno.

NUNCA HA SIDO MUY ESTAMADA POR LOS HOMBRES

Quien tiene la pasión d la verdad está dispuesto a despojarse de sí mismo, sin restricciones. Sacrificará las ideas más seductoras, los sistemas más ingeniosos, las elucubraciones más profundas y luminosas, las intuiciones más queridas, las satisfacciones más elevadas de la inteligencia y, finalmente, las formulaciones más cautivantes y las imágenes más estéticamente felices, para austeramente buscar y manifestar la verdad, sólo la verdad, que es siempre dura para nuestra condición humana, por causa de su esencial transcendencia.

Más aún. La verdad nunca ha sido muy estimada por los hombres, y es positivamente despreciada en nuestros días. La verdad es una e inmutable, pero los hombres aman el espectáculo variado de las apariencias que se suceden; la verdad es eterna, pero los hombres siguen las modas; la verdad es seria y los hombres son frívolos; la verdad apunta el deber, al paso que los hombres quieren los placeres; en fin, la verdad es rígida y los hombres no tienen fibra.

NO ES SÓLO UNA CUESTIÓN EPISTEMOLÓGICA O METAFÍSICA

Por lo tanto, quien tiene la pasión de la verdad se expone, necesariamente, a la antipatía de los hombres, pero preferirá la verdad a los bienes temporales, a la carrera, a la fama y a la propia reputación. Será perseguido y acusado por los que prostituyen la verdad haciendo de ella un simple instrumento de su infatuación y codicia.

Pero esto no es todo. La pasión de la verdad puede llevarlo a enmudecer durante años, mientras los otros se alzan ante la opinión y la crítica, por su producción de obras literarias y filosóficas. Sin embargo, permanecerá callado hasta que surja el único motivo que le hará manifestarse: dar testimonio de la verdad.

Ante lo que acabo de decir, usted podrá retrucar que en vez de indicar el camino de la filosofía he indicado el de la santidad. Es un hecho. Únicamente quiero destacar que, para quien tiene la vocación de los estudios filosóficos, la perfección espiritual se llama pasión de la verdad. Para nosotros, católicos, la verdad no es sólo una cuestión epistemológica o metafísica, es la segunda Persona de la Santísima Trinidad, el Verbo de Dios que se encarnó para salvarnos.

Plinio Corrêa de Oliveira

jueves, 17 de julio de 2014

17 DE JULIO, EL TRIUNFO DE LA SANTA CRUZ


Cuenta la crónica del Arzobispo de Toledo, D. Rodrigo, cómo el Rey Don Alfonso VIII de Castilla, llamado el Bueno, quiso humillar al moro y asestarle un golpe decisivo; para lo cual reunió gran contingente de fuerzas de todo su reino, y hasta pidió refuerzos a los Reyes de Aragón, Pedro II, y  de Navarra, Sancho VII, e indulgencias al Papa Inocencio III para los que se alistasen en la Cruzada contra la Media Luna.
El punto de cita fue Toledo. Salieron todos de allí, soldados reyes y obispos; y penetrando en tierras invadidas por el Islam, al quinto día lograron tomar la posición fuerte de Calatrava. Luego se rindió también Alarcos, adonde vino a agregárseles el Rey Navarro con sus huestes.
El moro se aprestaba en Jaén para el ataque; pero entre tanto, la caballería cristiana había ya ocupado las alturas, y el grueso del ejército acampaba en la meseta de las Navas de Tolosa.

Entraron por fin en refriega, no sin prepararse antes con una sincera confesión de sus culpas y la recepción del Cuerpo de Cristo; y recibida la bendición del arzobispo D. Rodrigo, entraron en reñida lid. Pero al fin los moros aflojaron, sufriendo una sangrienta derrota, y saliendo victoriosos los cristianos, meced a la protección del cielo, pues, la Santa Cruz se les vino a aparecer en los aires en el momento más álgido, prestando bríos a los ejércitos cristianos. La imagen de la Virgen María, bordada en el estandarte regio, amedrentó también al moro, y el mismo San Isidro Labrador acudió a alentar al monarca castellano en el trance más apurado.


ORACIÓN

¡Oh Dios!, que, por tu Cruz, has querido conceder al pueblo que en ti cree, el triunfo contra sus enemigos; te suplicamos que otorgues siempre la victoria y el honor a los que, por tu bondad, adoran tu Santa Cruz. Tú que vives y reinas. AMÉN

martes, 1 de julio de 2014

PRETIOSISSIMI SANGUINIS D.N.I.C.

¡Oh Jesús que me has redimido con tu Sangre! haz que tu Sangre produzca en mí todo su fruto

¡Oh Amor Dulcísimo de Jesús! Para fortalecer mi alma, para librarla de la debilidad en que había caído por el pecado, la has rodeado de un muro de cal amasada con la abundancia de tu Sangre que hace al alma unirse y abrazarse a la dulce voluntad y caridad de Dios. Y, como para juntar piedra con piedra se pone cal amasada con agua, así Tú, Dios mío, has puesto entre Ti y la criatura la Sangre de tu Unigénito Hijo, amasada con la cal viva del fuego de tu ardentísima caridad; de modo que no hay sangre sin fuego ni fuego sin sangre. Tu Sangre fue derramada, ¡oh Cristo!, con el fuego del amor.


Santa Catalina de Sena

viernes, 27 de junio de 2014

MES DE JUNIO, MES DEL SACRATÍSIMO CORAZÓN DE NUESTRO SEÑOR JESUCRISTO


CONSAGRACIÓN

"cuidar Vos de mi y de mis cosas y cuidar yo de Vos de de vuestra gloria"

¡Oh Corazón Dulcísimo de Jesús, Rey de amor! Por mediación de vuestra Madre y Madre mía; la Santísima Virgen María, acepto muy gustoso el pacto que Vos me proponéis de cuidar Vos de mi y de mis cosas y cuidar yo de Vos de de vuestra gloria. Todo lo mío lo pongo en vuestras manos: mi familia, mi negocio y ocupaciones todas; mi vida, mi cuerpo con sus sentidos, salud y vida; mi alma con sus potencias, virtudes y méritos; mi propia salvación y santificación. Cuidad Vos de mí, yo en cambio cuidaré de Vos: de glorificaros cuanto pueda. Os prometo contribuir con comuniones, Santa Misas, Rosarios, oraciones y jaculatorias; con la paciencia de sufrir las cruces ordinarias de la vida; con el  fiel cumplimiento de las obligaciones de mi estado; con obras de misericordia, con limosnas y sacrificios; con la propaganda, con el buen ejemplo de palabra y por escrito, a daros toda gloria y reparación que me sea posible. Quiero extender por todo el mundo vuestro reinado de Amor. Hacedme perfectísimo amante y Apóstol de vuestro Amantísimo Corazón. Amén

miércoles, 25 de junio de 2014

LITERATURA CATÓLICA – MES DE JUNIO

Juan Pablo II, dudas sobre una beatificación (P. Patrick de La Rocque)

¡Santo súbito, santo súbito!, exclamaba el mismo día de la muerte de Juan Pablo II el pueblo reunido en la Plaza de San Pedro en Roma. Pedía la canonización inmediata del Papa difunto.

A los ojos de mucha gente, Juan Pablo II aparecía como un héroe. ¿No había recorrido el mundo abrazando a las multitudes, no había hecho caer el muro de Berlín, no había invitado a los católicos a “no tener miedo” y no había perdonado a Ali Agca el atentado del 13 de mayo de 1981? ¿No se había presentado como intrépido defensor de la vida, particularmente contra el aborto?

La realidad no es tan sencilla. Cualquiera que profundice las condiciones de una beatificación y examine el pontificado de Juan Pablo II a la luz de tales condiciones, cae inmediatamente en el asombro. Se van revelando muchas zonas de sombra, a veces inmensas. Las virtudes cristianas más grandes (fe, esperanza y caridad) no quedan a salvo. Muchas enseñanzas y múltiples iniciativas del Papa que, para el gran público, parecen títulos de gloria, se revelan de hecho como materia de un enorme reproche.

Cuando Benedicto XVI beatificó a su predecesor el 1 de mayo de 2011 podría haber cometido un error con pesadas consecuencias…


Pueden hacer su pedido al precio de 12 €, a: Casa San José 28607 El Álamo (Madrid)


martes, 24 de junio de 2014

LA VOZ DE LA TRADICIÓN CATÓLICA


Sobre la Constitución Conciliar “Gaudium et spes”


“Esta constitución no es pastoral ni emana de la Iglesia Católica; no alimenta a los hombres y a los cristianos con la verdad evangélica y apostólica, y por otra parte tampoco es la voz de la Esposa de Cristo. Nosotros conocemos la voz de Cristo, nuestro Pastor; ésta, la ignoramos. La apariencia es la del cordero; la voz no es la del pastor sino quizá la del lobo. He dicho”

Mons. Lefebvre el 9 de septiembre de 1965 en el aula conciliar sobre la “Iglesia en el mundo de hoy” y la constitución conciliar “Gaudium et spes”

Los cincuenta años que han pasado desde esta intervención no han hecho más que confirmar este análisis 

LA SANTA MISA (oración)


¡Oh Eterno Padre! Permíteme ofrecerte el Corazón de Jesús, tu Hijo amantísimo, como Él mismo se te ofrece en el Santo Sacrificio del altar. Acepta, si te place, por mí esta ofrenda; acepta todos los deseos, los sentimientos, los afectos, los movimientos y actos de su Corazón Sacrosanto. Todos son míos porque Él los sacrifica por mí, y protesto no tener en el futuro otros deseos que los suyos. Recíbelos en satisfacción por mis pecados y en agradecimiento por tus beneficios; recíbelos para concederme, en virtud de sus méritos, todas las gracias que necesito, principalmente la de la perseverancia final. Recíbelos como otros tantos actos de amor, de adoración, de alabanza, que ofrezco a tu Majestad Divina, pues sólo con ellos eres dignamente honrado y glorificado.
¡Dios mío! Te ofrezco a tu amado Hijo en agradecimiento por el bien que me haces, como petición, ofrecimiento, adoración mía, y como mi todo. Recíbelo, ¡oh Padre Eterno!, por todo lo que de mí deseas, pues nada digno tengo para ofrecerte, sino Aquél de quién con tanto amor me concedes gozar.


Santa Margarita María de Alacoque

viernes, 20 de junio de 2014

MES DE JUNIO, MES DEL SACRATÍSIMO CORAZÓN DE NUESTRO SEÑOR JESUCRISTO


“Que el Sagrado Corazón logre en ti todos sus designios y que Él sea tu fortaleza, para que tú puedas con valentía cargar el peso de tus responsabilidades” 

“¡Oh Corazón divino! A ti me adhiero y en ti me pierdo. Sólo de ti quiero vivir, por ti y para ti" 

“Las más amargas tristezas son dulzuras en su adorable Corazón, donde todo se cambia al amor” 

“Hemos de procurar en lo posible penetrar dentro de este Corazón adorable, haciéndonos muy pequeños, por la humilde confesión de nuestra nada” 

"Este Divino Corazón os hará que experimentéis los efectos de su generosa mano, si confiáis plenamente en su amorosa bondad" 

Santa Margarita María de Alacoque

domingo, 15 de junio de 2014

DOMINICA I POST PENTECOSTEN, IN FESTO SANCTISSIMAE TRINITATIS

A Tí sean dadas gracias, ¡oh Dios, Trinidad una y verdadera, Divinidad una y suprema, Santa y única Unidad!
¡Oh Trinidad eterna! Tú eres un mar profundo en el que, cuanto más busco, más encuentro y, cuanto más encuentro, tanto más busco. Tú sacias de modo insaciable, porque sacias al alma en tu abismo de modo que siempre se queda hambrienta; y ansiosa de Ti, ¡oh eterna Trinidad!, desea ver tu esplendor en tu luz. Como el ciervo corre sediento a la fuente de agua viva, así mi alma desea salir de este cuerpo tenebroso y verte a Ti en verdad, tal cual eres.

¡Oh abismo! ¡oh Deidad eterna! ¡oh mar profundo! ¿Qué más podías darme que e Ti mismo? Tú consumes con tu calor todo el amor propio del alma. Tú eres fuego que disipa todo frío, e iluminas con tu luz las mentes, luz con la cual me hiciste conocer tu Verdad. De veras que esta luz es un mar que nutre el alma hasta que se sumerja en Tí. ¡Mar sosegado, Trinidad eterna! El agua de este mar no es turbia, ni infunde temor, sino que da a conocer lo oculto, de ahí que, donde abunde la abundantísima luz de la fe, el alma tiene certeza de lo que cree.

Tú eres el Bien sumo e infinito, Bien superior a todo bien, Bien feliz, Bien incomprensible, Bien inestimable, Belleza superior a toda belleza, Sabiduría superior a toda sabiduría porque eres la Sabiduría misma. Tú, vestido que cubre mi desnudez, nos sacias a nosotros hambrientos con toda dulzura, porque eres todo dulce, sin mezcla de amargura. Revísteme, ¡oh Trinidad eterna!, revísteme de Ti misma, para que transcurra la vida mortal en la obediencia sincera y en la fe santa con que embriagaste mi alma.

Santa Catalina de Sena 

Glória tibi, Trínitas æquális, una Déitas, et ante ómnia sǽcula, et nunc, et in perpétuum

Quicumque vult salvus esse, ante omnia opus est, ut teneat catholicam fidem:
Quam nisi quisque integram inviolatamque servaverit, absque dubio in aeternam peribit.
Fides autem catholica haec est: ut unum Deum in Trinitate, et Trinitatem in unitate veneremur.
Neque confundentes personas, neque substantiam seperantes.
Alia est enim persona Patris alia Filii, alia Spiritus Sancti:
Sed Patris, et Fili, et Spiritus Sancti una est divinitas, aequalis gloria, coeterna maiestas.
Qualis Pater, talis Filius, talis Spiritus Sanctus. Increatus Pater, increatus Filius, increatus Spiritus Sanctus.
Immensus Pater, immensus Filius, immensus Spiritus Sanctus.
Aeternus Pater, aeternus Filius, aeternus Spiritus Sanctus.
Et tamen non tres aeterni, sed unus aeternus.
Sicut non tres increati, nec tres immensi, sed unus increatus, et unus immensus.
Similiter omnipotens Pater, omnipotens Filius, omnipotens Spiritus Sanctus.
Et tamen non tres omnipotentes, sed unus omnipotens.
Ita Deus Pater, Deus Filius, Deus Spiritus Sanctus.
Et tamen non tres dii, sed unus est Deus.
Ita Dominus Pater, Dominus Filius, Dominus Spiritus Sanctus.
Et tamen non tres Domini, sed unus est Dominus.
Quia, sicut singillatim unamquamque personam Deum ac Dominum confiteri christiana veritate compelimur: ita tres Deos aut Dominos dicere catholica religione prohibemur.
Pater a nullo est factus: nec creatus, nec genitus.
Filius a Patre solo est: non factus, nec creatus, sed genitus.
Spiritus Sanctus a Patre et Filio: non factus, nec creatus, nec genitus, sed procedens.
Unus ergo Pater, non tres Patres: unus Filius, non tres Filii: unus Spiritus Sanctus, non tres Spiritus Sancti.
Et in hac Trinitate nihil prius aut posterius, nihil maius aut minus: sed totae tres personae coaeternae sibi sunt et coaequales.
Ita ut per omnia, sicut iam supra dictum est, et unitas in Trinitate, et Trinitas in unitate veneranda sit.
Qui vult ergo salvus esse, ita de Trinitate sentiat.
Sed necessarium est ad aeternam salutem, ut incarnationem quoque Domini nostri Iesu Christi fideliter credat.
Est ergo fides recta ut credamus et confiteamur, quia Dominus noster Iesus Christus, Dei Filius, Deus et homo est.
Deus est ex substantia Patris ante saecula genitus: et homo est ex substantia matris in saeculo natus.
Perfectus Deus, perfectus homo: ex anima rationali et humana carne subsistens.
Aequalis Patri secundum divinitatem: minor Patre secundum humanitatem.
Qui licet Deus sit et homo, non duo tamen, sed unus est Christus.
Unus autem non conversione divinitatis in carnem, sed assumptione humanitatis in Deum.
Unus omnino, non confusione substantiae, sed unitate personae.
Nam sicut anima rationalis et caro unus est homo: ita Deus et homo unus est Christus.
Qui passus est pro salute nostra: descendit ad inferos: tertia die resurrexit a mortuis.
Ascendit ad caelos, sedet ad dexteram Dei Patris omnipotentis: inde venturus est iudicare vivos et mortuos.
Ad cuius adventum omnes homines resurgere habent cum corporibus suis: et reddituri sunt de factis propriis rationem.
Et qui bona egerunt, ibunt in vitam aeternam: qui vero mala, in ignem aeternum.
Haec est fides catholica, quam nisi quisque fideliter firmiterque crediderit, salvus esse non poterit. Amen.


martes, 10 de junio de 2014

LA VOZ DE LA TRADICIÓN CATÓLICA

¿Qué es un católico liberal?


¿Qué es un católico liberal? Es un hombre que tiene un espíritu favorable al adulterio: adulterio intelectual; adulterio espiritual. Es gente apasionada por el deseo de estar a bien con el mundo, con las ideas del mundo, con las ideas de los que van contra la Iglesia. Se dicen católicos; afirman su fe católica y, al mismo tiempo, tienen un deseo innato de hacer ese matrimonio entre la Iglesia y la Revolución; entre la Iglesia y el mundo; entre la Verdad y el error. He aquí lo que es el católico liberal.

Extracto del sermón pronunciado por Mons. Lefebvre, el día 25 de noviembre de 1982 en el salón de actos del Hotel Astoria de Valencia

domingo, 8 de junio de 2014

DOMINICA PENTECOSTES

“Accendat in nobis ignem sui amoris et flammam aeternae charitatis”
¡Oh Espíritu Santo, Amor sustancial del Padre y del Hijo, Amor increado, que habitas en las almas justas! Ven sobre mí con un nuevo Pentecostés, trayéndome la abundancia de tus dones, de tus frutos de tu gracia y únete a mí como Esposo dulcísimo de mi alma.

Yo me consagro a Ti totalmente; invádeme, tómame, poséeme toda. Sé luz penetrante que ilumine mi entendimiento, suave moción que atraiga y dirija mi voluntad, energía sobrenatural que dé energía a mi voluntad, energía sobrenatural que dé energía a mi cuerpo. Completa en mí tu obra de santificación y de amor. Hazme pura, transparente, sencilla, verdadera, libre pacífica, suave, quieta y serena aun en medio del dolor, ardiente de caridad hacia Dios y hacia el prójimo.

“Accendat in nobis ignem sui amoris et flammam aeternae charitatis”. Enciende en mí el fuego de tu amor y la llama de la caridad eternal. Multiplica en mí estos santos transportes de amor que me lleven presto a la unión transformante.

Ven, ¡oh Espíritu vivificante!, sobre esta pobre sociedad y renueva la faz de la tierra, preside las nuevas orientaciones, dadnos tu paz, aquella paz que el mundo no puede dar. Asiste a tu Iglesia, dadle santos sacerdotes, fervorosos apóstoles, solicita con suaves invitaciones a las almas buenas, sé dulce tormento a las almas pecadoras, consolador refrigerio a las almas afligidas, fuerza y ayuda a las tentadas, luz a las que están en las tinieblas y en las sombras de la muerte.

Hermana Carmela del Espíritu Santo, CD.



Veni Creator Spiritus,
Mentes tuorum visita,
Imple superna gratia,

Quae tu creasti, pectora.
Qui diceris Paraclitus,
Altissimi donum Dei,
Fons vivus, ignis, caritas,
Et spiritalis unctio.

Tu septiformis munere,
Digitus Paternae dexterae,
Tu rite promissum Patris,
Sermone ditans guttura.

Accende lumen sensibus,
Infunde amorem cordibus,
Infirma nostri corporis,
Virtute firmans perpeti.

Hostem repellas longius,
Pacemque dones protinus;
Ductore sic te praevio,
Vitemus omne noxium.

Per te sciamus da Patrem
Noscamus atque Filium;
Teque utriusque Spiritum
Credamus omni tempore.

Deo Patri sit gloria,
Et Filio, qui a mortuis
Surrexit, ac Paraclito
In saecula saeculorum.

Amen.


sábado, 7 de junio de 2014

LA BEATIFICACIÓN DEL VENERABLE PÍO XII, SEGÚN EL PAPA FRANCISCO

«La causa de Pío XII está abierta. Yo me informé: todavía no hay ningún milagro y si no hay milagros no puede avanzar ¿no? Está parada allí. Debemos esperar la realidad, cómo va la realidad de esa causa y luego pensar en las decisiones. Pero la verdad es ésta: no hay ningún milagro y se necesita por lo menos uno para la beatificación. Ésta es la situación actual de la causa de Pío XII. Y yo no puedo pensar ¿lo beatificaré o no?, porque el proceso es lento»

Papa Francisco

Para leer más, pinchar AQUÍ