OREMOS PARA QUE EL SANTO PADRE CONSAGRE RUSIA AL INMACULADO CORAZÓN DE MARÍA, TAL Y COMO LO PIDIÓ LA SANTÍSIMA VIRGEN EN FÁTIMA

Monseñor Marcel Lefebvre

"... sin ninguna rebelión ni amargura ni resentimiento, proseguiremos nuestra obra a la luz del Magisterio de siempre convencidos de que no podemos rendir mayor servicio a la Iglesia, al Papa y a las generaciones futuras. Y seguiremos rezando para que la Roma actual infestada de modernismo llegue a ser otra vez la Roma Católica..."

Ramiro de Maeztu

"Venid con nosotros, porque aquí, a nuestro lado, está el campo del honor y del sacrificio; nosotros somos la cuesta arriba, y en lo alto de la cuesta está el Calvario, y en lo más alto del Calvario, está la Cruz."

"Vosotros no sabéis por qué me matáis, pero yo sí sé por lo que muero, para que vuestros hijos sean mejores que vosotros"

sábado, 20 de diciembre de 2014

LA LITÚRGIA

Recordemos que las ceremonias actuales son la herencia de varios siglos de fe práctica. Esforcémonos en comprender su sentido y belleza, y nos interesaran más cada días, nos instruirán y nos edificarán. 
La Liturgia asegura, por de pronto, la dignidad del Culto, haciendo reinar la unidad en la variedad de las ceremonias; además, alimenta la piedad de los fieles, impresionados por lo que ven u oyen. En su origen, el culto era celebrado empleándose la lengua vulgar de cada país: el griego en las ciudades y colonias griegas y el latín en el resto del Imperio. Hoy día, aunque sea una lengua muerta, el latín sigue siendo el idioma litúrgico de los países  de Occidente, porque, siendo idénticas las oraciones y las ceremonias, la unidad idiomática contribuye a la unidad de la fe. Además, en toda lengua viva, la variedad de matices del sentido de ciertos vocablos en el decurso de los siglos ofrecería serios inconvenientes en orden a formular unos dogmas que no sufren cambio.

Del libro "Mi página diaria de religión", por Cipriano Montserrat, pbro. 1942



jueves, 20 de noviembre de 2014

JOSÉ ANTONIO PRIMO DE RIVERA ¡¡¡PRESENTE!!!


Dónde fuiste, José Antonio,
que te busco y no te encuentro?

Todas las noches rezando
con los rosarios del sueño,
les pregunto a las estrellas
si estás vivo o si estás muerto.

Cuando sufrías la ira
de tu dolor prisionero
y en la noche de la Guerra
nos acariciaba el fuego
y marchaban tus legiones
hacia horizontes eternos
y atravesaban cantando
mares de plomo y de acero
y las mujeres lloraban
– espanto en los ojos negros –
¿Quién profanó tu camisa
sobre el bronce de tu pecho?

¿Dónde fuiste, José Antonio,
que te busco y no te encuentro?

¿Por qué no acaba tu ausencia?
¿Quién encadenó tus nervios?
¿Cuántas veces te han herido
en el corazón abierto?
¿En qué catacumbas frías
encarcelaron tu cuerpo?
¿En qué rincón nos esperas
de Luz y Laurel cubierto?

¿Dónde fuiste, José Antonio,
que te busco y no te encuentro?

Si ya tu alma de Profeta
montó su guardia en el cielo,
impasible el ademán …
desciende de tu lucero.
Como un arcángel azul
baja a la Tierra un momento
para decir, José Antonio,
si estás vivo o si estás muerto.

España te está esperando
con tus banderas al viento.

Y pregunta a las estrellas
con los rosarios del sueño:

¿Dónde fuiste, José Antonio,
que te busco y no te encuentro?

Fernando de Urrutia

miércoles, 19 de noviembre de 2014

¿LA HSSPX ESTÁ EN CISMA?

Precisamente porque la consagración episcopal del ´88 no fue un acto cismático, los obispos de la HSSPX carecen de jurisdicción ordinaria. No son obispos de tal o tal diócesis; simplemente tienen el poder de conferir los sacramentos de la confirmación y el orden sacerdotal

Para leer el artículo, pinchar AQUÍ

domingo, 9 de noviembre de 2014

DIE 9 NOVEMBRIS, IN DEDICATIONE ARCHIBASILICAE SSMMI SALVATORIS - INTROITUS



La fundación de la basílica de Letrán se remonta a la época de Constantino, al tiempo de terminarse las persecuciones. El palacio de los Laterani, en el monte Celio, pertenecía entonces a Fausta, mujer de Constantino. Después de su conversión, el emperador la donó al Papa para que fuera su mansión particular, y allí edificó la iglesia de Letrán, que vino a ser de este modo la catedral de Roma y la madre de todas las iglesias del mundo. Fue consagrada a Cristo Salvador por el Papa San Silvestre el 9 de noviembre del 324. En el siglo XII se la añadió como segundo titular a San Juan Bautista, cuyo nombre llevaba el antiguo bautisterio adjunto a la basílica; de ahí su denominación actual de San Juan de Letrán. Destruida la primera basílica, Sergio III la reconstruyó en el siglo X, y Benedicto XIII la consagró en 1726.

En esta basílica y palacio de Letrán tenían lugar los concilios romanos, muy frecuentes en algunas épocas; allí se celebraron también cinco grandes concilios ecuménicos. En los días más solemnes del año litúrgico, la estación tenía lugar en San Juan de Letrán. Allí también se conferían las órdenes sagradas y los bautismos de Pascua. El ser mansión papal y el ritmo de la vida cristiana en Roma han hecho de la basílica de San Juan de Letrán el centro de la cristiandad.


SOBRE CÓMO ASISTIR A LA SANTA MISA


El mejor modo de asistir a la Santa Misa es aquel que nos hace participar en grado más elevado en la acción sublime que se realiza en el altar. Por eso es tan recomendable el método litúrgico que, haciendo recitar las mismas preces que dice el sacerdote, permite seguir más de cerca las varias partes del Santo Sacrificio. Pero, en vez de preocuparse de la integridad del rezo, que sólo obliga al sacerdote, es preferible que el alma capte el significado de las diversas oraciones, especialmente  aquellas que acompañan los momentos principales de la Santa Misa, como el Ofertorio, la Consagración, la Comunión. A pesar de ser óptimo el método litúrgico, no es, sin embargo, el único. La encíclica “Mediator Dei” advierte explícitamente que las necesidades y disposiciones de las almas no son siempre iguales en todos, ni siempre las mismas en cada individuo. Por ejemplo, no es raro que, después de haber usado por largo tiempo y con mucho fruto el método litúrgico, algunas almas sientan necesidad de cerrar el misal para “gustar” más profundamente la sustancia de la Misa, para “penetrar” más adentro en ella. Evidentemente esto no es un retroceso, sino un adelanto. El alma siente necesidad, más que de atender distintamente a las diversas ceremonias y oraciones, “de ponerse en contacto íntimo con el Sumo Sacerdote”, para asociarse internamente a su oferta, a su inmolación. En este caso el alma asiste a la Santa Misa de modo más contemplativo que litúrgico, o sea con la “atención amorosa” que es la característica de la oración contemplativa. Sin necesidad de seguir el rito sagrado en cada una de sus partes, el alma fija la mente y el corazón con una mirada general que el amor hace penetrante, se adentra en una comprensión mayor del Santo Sacrificio, adquiere de él un “sentido” cada vez más profundo y se despierta en ella un deseo más eficaz de asociarse a él. Pero siempre será conveniente que de tanto en tanto vuelva a usar el misal, especialmente para seguir la liturgia de las fiestas y domingos, y en él descubrirá nuevas luces, nuevos sentimientos que le ayudarán a captar mejor la sustancia del Santo Sacrificio.

Del libro "Intimidad Divina", del Padre Gabriel de Santa María Magdalena O.C.D.

domingo, 19 de octubre de 2014

UN NUEVO "BEATO"

No habrá “beato Paulo VI” después del 19 de octubre

El domingo 19 de octubre, al finalizar el espantoso sínodo de la familia, el papa Francisco procederá a la “beatificación” de Paulo VI:

Los sacerdotes de la Unión Sacerdotal Marcel Lefebvre desean expresar públicamente su indignación y su reprobación frente a este nuevo escándalo de Francisco, que constituye a la vez un simulacro y una abominación.

-Un simulacro, porque es evidente que la Iglesia Católica no puede elevar a los altares a los papas que propagaron una nueva religión conduciendo a tantas almas a la apostasía. El acto de Francisco, el 19 de octubre, será nulo e inválido, así como fue nulo e inválido el que realizó el pasado 27 de abril, donde Francisco pretendió canonizar a Juan XXIII y Juan Pablo II. No habrá “beato Paulo VI” después del 19 de octubre, como no hay “san Juan XXIII” o “san Juan Pablo II” desde el 27 de abril. Se trata de seudo-beatificaciones o seudo-canonizaciones, y los “milagros” en las “causas” de los “beatos” y “santos” de la iglesia conciliar, no pueden ser más que seudo-milagros.

-Una abominación a los ojos de Dios, pues Paulo VI quedará desgraciadamente en la historia de la Iglesia como el papa de la nueva misa y del concilio Vaticano II: él promulgó –ilegítimamente- un rito que “se aleja de manera impresionante, en su conjunto como en el detalle, de la teología católica de la santa misa” (Breve examen crítico), él impuso a los sacerdotes y a los fieles lo que Monseñor Lefebvre calificó, en su sermón de Lille (29 de agosto de 1976), de “misa bastarda”. Él presidió tres de las cuatro sesiones del Vaticano II y promulgó todos los textos de este concilio, del cual Monseñor Lefebvre afirmó que era “el más grande desastre” de toda la historia de la Iglesia (Introducción de su obra Le destronaron).

UNIÓN SACERDOTAL MARCEL LEFEBVRE 
COMUNICADO DEL 13 DE OCTUBRE DE 2014

COMUNICADO DE LA CASA GENERAL DE LA FRATERNIDAD SACERDOTAL DE SAN PÍO X RESPECTO A LA BEATIFICACIÓN DEL PAPA PABLO VI


Tras la clausura del Sínodo extraordinario sobre la familia, el Papa Francisco llevará a cabo el domingo el 19 de octubre de 2014 la beatificación del Papa Pablo VI. La Fraternidad Sacerdotal San Pío X quiere expresar sus más serias reservas sobre las beatificaciones y canonizaciones de los últimos Papas, cuyos abreviados procesos infringen la sabiduría de las reglas seculares de la Iglesia

Pablo VI es, por cierto, el Papa de la Encíclica Humanae Vitae [1], que aportó luz y reconfortó a las familias católicas cuando los principios fundamentales del matrimonio eran fuertemente atacados, igual que lo han sido — de manera escandalosa — por algunos miembros del Sínodo que está por acabar.

Pablo VI, empero, es también el Papa que condujo a término el Concilio Vaticano II, introduciendo en la Iglesia un liberalismo doctrinal expresado a través de errores como la libertad religiosa, la colegialidad y el ecumenismo. De aquí se siguió una gran trastorno, que él mismo reconoció el 7 de diciembre de 1968: “La Iglesia se encuentra en un momento de inquietud, de autocrítica, incluso se diría que de autodestrucción. Es como si la Iglesia se dañara a sí misma”. Al año siguiente reconocía: “En muchos aspectos, el Concilio no nos ha dado hasta ahora tranquilidad, más bien ha suscitado trastornos y problemas nada útiles para reafirmar el Reino de Dios en la Iglesia y en las almas”. Llegó a esta expresión de alarma el 29 de junio de 1972: “El humo de Satanás ha entrado por alguna grieta en el templo de Dios: la duda, la incertidumbre, la problemática, la inquietud, la insatisfacción, el enfrentamiento están a la orden del día…”. No hizo más que una comprobación, sin tomar las medidas necesarias para detener esta autodestrución.

Pablo VI es el Papa que, con una finalidad ecumenista, impuso la reforma litúrgica de la Misa y de todos los ritos de los sacramentos. Los cardenales Ottaviani y Bacci denunciaron esta nueva misa por alejarse “de forma impresionante, en el conjunto como en el detalle, de la teología católica de la Santa Misa, tal como fue formulada en la XXIIª sesión del Concilio de Trento” [2]. Sobre estos pasos, Monseñor Lefebvre declaró que la nueva misa está “impregnada de espíritu protestante”, vehiculizando en sí misma “un veneno perjudicial para la fe”[3].

Durante su pontificado numerosos sacerdotes fueron perseguidos, e incluso condenados, por su fidelidad a la misa tridentina. La Fraternidad Sacerdotal San Pío X recuerda con dolor la condena infligida en 1976 a Monseñor Lefebvre, declarándolo suspendido a divinis por su apego a esta misa y por su categórico rechazo de las reformas. Solamente en 2007, por un Motu Proprio de Benedicto XVI, se reconoció el hecho de que la Misa tridentina nunca había sido abrogada.

Siguiendo los pasos de su fundador, la Fraternidad Sacerdotal San Pío X renueva su adhesión a la Tradición bimilenaria de la Iglesia, persuadida de que esta fidelidad, lejos de ser una crispación pasajera, aporta el remedio saludable a la autodestrucción de la Iglesia.

Menzingen, 17 de octubre de 2014


[1] 25 de julio de 1968.
[2] En Breve examen crítico de la nueva misa, carta-prólogo de los cardenales Ottaviani et Bacci, 3 setiembre de 1969, § 1.
[3] Carta abierta a los católicos perplejos, Albin Michel, 1985, pág. 43

lunes, 6 de octubre de 2014

JURAMENTO DEL PAPA EL DÍA DE SU CORONACIÓN


Último Papa coronado - Pablo VI

"«Yo prometo
No cambiar nada de la Tradición recibida, y en nada de ella —tal como la he hallado guardada antes que yo por mis predecesores gratos a Dios— inmiscuirme, ni alterarla, ni permitirle innovación alguna.

Juro, al contrario, con afecto ardiente, como su estudiante y sucesor fiel de verdad, salvaguardar reverentemente el bien transmitido, con toda mi fuerza y máximo esfuerzo. Juro expurgar todo lo que está en contradicción con el orden canónico, si apareciere tal, guardar los Sagrados Cánones y Decretos de nuestros Papas como si fueran la ordenanza divina del Cielo, porque estoy consciente de Ti, cuyo lugar tomo por la Gracia de Dios, cuyo Vicariazgo poseo con Tu sostén, sujeto a severísima rendición de cuentas ante Tu Divino Tribunal acerca de todo lo que confesare. Juro a Dios Todopoderoso y Jesucristo Salvador que mantendré todo lo que ha sido revelado por Cristo y Sus Sucesores y todo lo que los primeros concilios y mis predecesores han definido y declarado. Mantendré, sin sacrificio de la misma, la disciplina y el rito de la Iglesia.

Pondré fuera de la Iglesia a quienquiera que osare ir contra este juramento, ya sea algún otro, o yo. Si yo emprendiere actuar en cosa alguna de sentido contrario, o permitiere que así se ejecutare, Tú no serás misericordioso conmigo en el terrible Día de la Justicia Divina. En consecuencia, sin exclusión, sometemos a severísima excomunión a quienquiera —ya sea Nos, u otro— que osare emprender novedad alguna en contradicción con la constituida Tradición evangélica y la pureza de la Fe Ortodoxa y Religión Cristiana, o procurare cambiar cosa alguna con esfuerzos opuestos, o conviniere con aquellos que emprendieren tal blasfema aventura.»."

(Liber Diurnus Romanorum Pontificum)

¿Habrá leído, siquiera, esto, alguna vez, el Papa Francisco?


… pues que va a ser que no

"EGO PROMITTO...
Nihil de traditione quod a probatissimis praedecessoribus meis servatum reperi, diminuere vel mutare, aut aliquam novitatem admittere; sed ferventer, ut vere eorum discipulus sequipeda, totia viribis meis conatibusque tradita conservare ac venerari. Si qua vero emerserint contra disciplinam canonicam, emendare; sacrosque Canones et Constituta Pontificum nostrorum ut divina et coelestia mandata, custodire, utpote tibi redditurum me sciens de omnibus, quae profiteor, districtam in divino judicio rationem, cuius locum divina dignatione perago, et vicem intercessionibus tuis adjutus impleo. Si praeter haec aliquid agere praesumsero, vel ut praesumatur, permisero, eris mihi, in illa terribili die divini judicii, depropitius (...) Unde et districti anathematis interdictionis subjicimus, si quis unquam, seus nos, sive est alius, qui novum aliquid praesumat contra huiusmodi evangelicam traditionem, et orthodoxae fidei Christianaeque religionis integritatem, vel quidquam contrarium annintendo immutare, sive subtrahere de integritate fidei nostrae tentaverit, vel auso sacrilego hoc praesumentibus consentire."

lunes, 29 de septiembre de 2014

29 DE SEPTIEMBRE, SAN MIGUEL ARCANGEL

San Miguel Arcángel, Guerrero de Dios, ¡¡¡ruega por nosotros!!!

Gloriosísimo príncipe san Miguel arcángel, cabeza y jefe de los ejércitos celestiales, depositario de las almas, vencedor de los espíritus rebeldes, doméstico en la real morada de Dios, nuestra guía admirable después de Jesucristo, y de excelencia y virtud sobrehumanas, dignaos librar de todo mal a todos los que acudimos a Vos con confianza, y haced por medio de vuestra protección incomparable que adelantemos cada día en servir fielmente a nuestro Dios.

V. Rogad por nosotros, oh gloriosísimo San Miguel arcángel, príncipe de la Iglesia de Jesucristo.
R. Para que seamos dignos de alcanzar sus promesas.

ORACIÓN

Omnipotente y sempiterno Dios, que con un prodigio de bondad y misericordia para la salvación de todos los hombres elegisteis por príncipe de vuestra Iglesia al gloriosísimo san Miguel arcángel; os suplicamos nos hagáis dignos de que con su benéfica protección nos libre de todos nuestros enemigos, para que ninguno de ellos nos moleste en la hora de nuestra muerte, sino que seamos conducidos por él a la presencia de vuestra divina Majestad. Por los méritos de Nuestros Señor Jesucristo. Amén.

domingo, 28 de septiembre de 2014

POR FIN LA VERDAD ALTA Y CLARA...


Mons. Juan Antonio Reig Pla, Obispo de Alcalá de Henares

"Ha llegado el momento de decir, con voz sosegada pero clara, que el Partido Popular es liberal, informado ideológicamente por el feminismo radical y la ideología de género, e “infectado” como el resto de los partidos políticos y sindicatos mayoritarios, por el lobby LGBTQ; siervos todos, a su vez, de instituciones internacionales (públicas y privadas) para la promoción de la llamada “gobernanza global” al servicio del imperialismo transnacional neocapitalista, que ha presionado fuerte para que España no sea ejemplo para Iberoamérica y para Europa de lo que ellos consideran un “retroceso” inadmisible en materia abortista."