OREMOS PARA QUE EL SANTO PADRE CONSAGRE RUSIA AL INMACULADO CORAZÓN DE MARÍA, TAL Y COMO LO PIDIÓ LA SANTÍSIMA VIRGEN EN FÁTIMA

Monseñor Marcel Lefebvre

"... sin ninguna rebelión ni amargura ni resentimiento, proseguiremos nuestra obra a la luz del Magisterio de siempre convencidos de que no podemos rendir mayor servicio a la Iglesia, al Papa y a las generaciones futuras. Y seguiremos rezando para que la Roma actual infestada de modernismo llegue a ser otra vez la Roma Católica..."

Ramiro de Maeztu

"Venid con nosotros, porque aquí, a nuestro lado, está el campo del honor y del sacrificio; nosotros somos la cuesta arriba, y en lo alto de la cuesta está el Calvario, y en lo más alto del Calvario, está la Cruz."

"Vosotros no sabéis por qué me matáis, pero yo sí sé por lo que muero, para que vuestros hijos sean mejores que vosotros"

lunes, 7 de abril de 2014

SOBRE EL BAUTIZO EN LA CATEDRAL DE CÓRDOBA-ARGENTINA


Sus sacerdotes violaron mi ley, y contaminaron mis santuarios; entre lo santo y lo profano no hicieron diferencia, ni distinguieron entre inmundo y limpio... y yo he sido profanado en medio de ellos.

Ezequiel 22,26
Para leer más sobre la noticia, pinchar AQUÍ


domingo, 6 de abril de 2014

DOMINICA I PASSIONIS

¡Oh Jesús! Introdúceme en el misterio de tu Pasión, asóciame a ella, para que sea digno de participar de la gloria de tu Resurrección
Alaba do seas, Dios misericordiosísimo, que, siendo miserables y estando desterrados, prisioneros y condenados, quisiste redimirnos y exaltarnos mediante la Pasión, el dolor y la pobreza de tu Hijo.

Yo corro hacia tu Cruz, ¡oh Cristo!; voy en busca del dolor, del desprecio, de la pobreza; deseo con todas mis ansias transformarme en ti, ¡oh Dios-Hombre! Pasionario, que me amaste hasta querer sufrir una muerte horrenda y vergonzosa, con el único fin de salvarme y para darme ejemplo de cómo he de padecer por tu amor las adversidades. En la conformidad contigo, Crucificado, que para borrar mis culpas has querido morir ignominiosamente entregándote como víctima a los dolorosos tormentos, está mi perfección y la señal de mi amor. ¡Oh mi Dios pasionario! Solamente leyendo el libro de tu vida y de tu muerte aprenderé a conocerte y a penetrar en tu misterio. Dadme, pues, un profundo espíritu de oración, una oración devota, humilde, atenta, brotada no solamente de la boca, sino del corazón y de la mente, para poder comprender  las enseñanzas de tu Pasión

Beata Ángela de Foligno


viernes, 4 de abril de 2014

"PADRE NUESTRO", POR DIANA NAVARRO


Qué pena que cambie la palabra “deudas” por “ofensas”. Por lo demás… ¡precioso! El fervor popular del pueblo en la calle en nuestra Semana Santa, que también se ha perdido…

miércoles, 2 de abril de 2014

LO QUE PERDIMOS EN LA MADRUGADA DEL 28 DE ENERO DE 2014...


Vengo de una familia modesta. Derroché inteligencia y tuve suerte, y he ganado el dinero a pulso. Un día entré en política porque Dios me pidió que entrara. Sólo por eso. Cuando me aclaman como "caudillo Blas Piñar" procuro mirar hacia lo Alto y la Providencia se encarga de darme los latigazos suficientes para no caer en la tentación de creérmelo.

Nunca he sido el notario de los ricos ni de las grandes empresas. He sido el notario de la clase media para abajo. Por entrar en política perdí clientes importantes a los que podría perjudicar mi imagen. La política me cuesta dinero, por eso y por las subvenciones que doy al partido.

Declaraciones de Blas Piñar, recogidas por El País de 7 de noviembre de 1980, durante un almuerzo con el grupo periodístico Crónica.

Anuncio del Acto de Homenaje en Lucena


¡¡¡CAUDILLO BLAS PIÑAR, PRESENTE!!!

martes, 1 de abril de 2014

RADIOMENSAJE DE SU SANTIDAD PÍO XII A LOS FIELES DE ESPAÑA


Mensaje del Santo Padre con motivo de la Victoria del Primero de Abril de 1939

Por esto exhortamos a los Gobernantes y a los Pastores de la Católica España, que iluminen la mente de los engañados, mostrándoles con amor las raíces del materialismo y del laicismo de donde han procedido sus errores y desdichas y de donde podrían retoñar nuevamente. Proponedles los principios de justicia individual y social, sin los cuales la paz y prosperidad de las naciones, por poderosas que sean, no pueden subsistir, y son los que se contienen en el Santo Evangelio y en la doctrina de la Iglesia.
Con inmenso gozo Nos dirigimos a vosotros, hijos queridísimos de la Católica España, para expresaros nuestra paterna congratulación por el don de la paz y de la victoria, con que Dios se ha dignado coronar el heroísmo cristiano de vuestra fe y caridad, probado en tantos y tan generosos sufrimientos.

Anhelante y confiado esperaba Nuestro Predecesor, de s. m., esta paz providencial, fruto sin duda de aquella fecunda bendición, que en los albores mismos de la contienda enviaba «a cuantos se habían propuesto la difícil y peligrosa tarea de defender y restaurar los derechos y el honor de Dios y de la Religión»; y Nos no dudamos de que esta paz ha de ser la que él mismo desde entonces auguraba, «anuncio de un porvenir de tranquilidad en el orden y de honor en la prosperidad»

Los designios de la Providencia, amadísimos hijos, se han vuelto a manifestar una vez más sobre la heroica España. La Nación elegida por Dios como principal instrumento de evangelización del Nuevo Mundo y como baluarte inexpugnable de la fe católica, acaba de dar a los prosélitos del ateísmo materialista de nuestro siglo la prueba más excelsa de que por encima de todo están los valores eternos de la religión y del espíritu. La propaganda tenaz y los esfuerzos constantes de los enemigos de Jesucristo parece que han querido hacer en España un experimento supremo de las fuerzas disolventes que tienen a su disposición repartidas por todo el mundo; y aunque es verdad que el Omnipotente no ha permitido por ahora que lograran su intento, pero ha tolerado al menos algunos de sus terribles efectos, para que el mundo viera, cómo la persecución religiosa, minando las bases mismas de la justicia y de la caridad, que son el amor de Dios y el respeto a su santa ley, puede arrastrar a la sociedad moderna a los abismos no sospechados de inicua destrucción y apasionada discordia.

Persuadido de esta verdad el de sano pueblo español, con las dos notas características de su nobilísimo espíritu, que son la generosidad y la franqueza, se alzó decidido en defensa de los ideales de fe y civilización cristianas, profundamente arraigados en el suelo de España; y ayudado de Dios, «que no abandona a los que esperan en Él (Jdt 13, 17) supo resistir al empuje de los que, engañados con lo que creían un idea humanitario de exaltación del humilde, en realidad no luchaban sino en provecho del ateísmo.

Este primordial significado de vuestra victoria Nos hace concebir las más halagüeñas esperanzas, de que Dios en su misericordia se dignará conducir a España por el seguro camino de su tradicional y católica grandeza; la cual ha de ser el norte que oriente a todos los españoles, amantes de su Religión y de su Patria, en el esfuerzo de organizar la vida de la Nación en perfecta consonancia con su nobilísima historia de fe, piedad y civilización católicas.

Por esto exhortamos a los Gobernantes y a los Pastores de la Católica España, que iluminen la mente de los engañados, mostrándoles con amor las raíces del materialismo y del laicismo de donde han procedido sus errores y desdichas y de donde podrían retoñar nuevamente. Proponedles los principios de justicia individual y social, sin los cuales la paz y prosperidad de las naciones, por poderosas que sean, no pueden subsistir, y son los que se contienen en el Santo Evangelio y en la doctrina de la Iglesia.

No dudamos que así habrá de ser, y la garantía de Nuestra firme esperanza son los nobilísimos y cristianos sentimientos, de que han dado pruebas inequívocas el Jefe del Estado y tantos caballeros sus fieles colaboradores con la legal protección que han dispensado a los supremos intereses religiosos y sociales, conforme a las enseñanzas de la Sede Apostólica. La misma esperanza se funda además en el celo iluminado y abnegación de vuestros Obispos y Sacerdotes, acrisolados por el dolor, y también en la fe, piedad y espíritu de sacrificio, de que en horas terribles han dado heroica prueba las clases todas de la sociedad española.

Y ahora ante al recuerdo de las ruinas acumuladas en la guerra civil más sangrienta que recuerda la historia de los tiempos modernos, Nos con piadoso impulso inclinamos ante todo nuestra frente a la santa memoria de los Obispos, Sacerdotes, Religiosos de ambos sexos y fieles de todas edades y condiciones que en tan elevado número han sellado con sangre su fe en Jesucristo y su amor a la Religión católica: «maiorem hac dilectionem nemo habet», «no hay mayor prueba de amor » (Jn 15, 13).

Reconocernos también nuestro deber de gratitud hacia todos aquellos que han sabido sacrificarse hasta el heroísmo en defensa de los derechos inalienables de Dios y de la Religión, ya sea en los campos de batalla, ya también consagrados a los sublimes oficios de caridad cristiana en cárceles y hospitales.

Ni podemos ocultar la amarga pena que nos causa el recuerdo de tantos inocentes niños, que arrancados de sus hogares han sido llevados a lejanas tierras con peligro muchas veces de apostasía y perversión: nada anhelamos más ardientemente que verlos restituidos al seno de sus familias, donde volverán a encontrar ferviente y cristiano el cariño de los suyos. Y aquellos otros, que como hijos pródigos tratan de volver a la casa del Padre, no dudamos que serán acogidos con benevolencia y amor.

A Vosotros toca, Venerables Hermanos en el Episcopado, aconsejar a los unos y a los otros, que en su política de pacificación todos sigan los principios inculcados por la Iglesia y proclamados con tanta nobleza por el Generalísimo: de justicia para el crimen y de benévola generosidad para con los equivocados. Nuestra solicitud, también de Padre, no puede olvidar a estos engañados, a quienes logró seducir con halagos y promesas una propaganda mentirosa y perversa. A ellos particularmente se ha de encaminar con paciencia y mansedumbre Vuestra solicitud Pastoral: orad por ellos, buscadlos, conducidlos de nuevo al seno regenerador de la Iglesia y al tierno regazo de la Patria, y llevadlos al Padre misericordioso, que los espera con los brazos abiertos.

Ea pues, queridísimos hijos, ya que el arco iris de la paz ha vuelto a resplandecer en el cielo de España, unámonos todos de corazón en un himno ferviente de acción de gracias al Dios de la Paz y en una plegaria de perdón y de misericordia para todos los que murieron; y a fin de que esta paz sea fecunda y duradera, con todo el fervor de Nuestro corazón os exhortamos a «mantener la unión
del espíritu en el vínculo de la paz » (Ef 4, 2-3). Así unidos y obedientes a vuestro venerable Episcopado, dedicaos con gozo y sin demora a la obra urgente de reconstrucción, que Dios y la Patria esperan de vosotros.

En prenda de las copiosas gracias, que os obtendrán la Virgen Inmaculada y el Apóstol Santiago, patronos de España, y de las que os merecieron los grandes Santos españoles, hacemos descender sobre vosotros, Nuestros queridos hijos de la Católica España, sobre el Jefe del Estado y su ilustre Gobierno, sobre el celante Episcopado y su abnegado Clero, sobre los heroicos combatientes y sobre todos los fieles Nuestra Bendición Apostólica.



EL DESCANDO SEGURO

"...pero no perderé la paz acordándome de las llagas del Salvador"
¿Dónde podrá encontrar nuestra debilidad un descanso seguro y tranquilo, sino en las llagas del Salvador? En ellas habito con plena seguridad, porque sé que Él puede salvarme. Grita el mundo, me oprime el cuerpo, el diablo me tiende asechanzas; pero yo no caigo, porque estoy cimentado sobre roca firme. Si cometo un gran pecado me remorderá mi conciencia, pero no perderé la paz acordándome de las llagas del Salvador

San Bernardo de Claraval

sábado, 29 de marzo de 2014

LA PRIMAVERA DEL POSTCONCILIO


“Efecto Francisco”: Arzobispado de Córdoba, (Argentina), bautizará a la nena con dos mamás

“Si Bergoglio no hubiese sido Papa hubiera sido más complicado”, dijeron finalmente las “mamás”
Para leer, pinchar AQUÍ


Francisco: “El trabajo de los curas villeros no es ideológico sino apostólico”

“Toto” De Vedia, uno de los “curas villeros” protegidos por Bergoglio

La foto se comenta sola
“El trabajo de los curas villeros no es ideológico sino apostólico; aquellos que piensan que hay dos iglesias se equivocan y no entienden cómo se trabaja en las villas de emergencia”.

Francisco, en FM Bajo Flores (FM 88.1), TÉLAM, 14-Mar-2014.


viernes, 28 de marzo de 2014

DESPRECIA LAS TENTACIONES Y ABRAZA LAS TRIBULACIONES


"Fíjate bien: siempre que la tentación te desagrade, no tienes por qué temer, pues, ¿por qué te desagrada si no porque no querrías sentirla?

Estas tentaciones tan inoportunas nos vienen de la malicia del demonio, pero el desagrado y el sufrimiento que sentimos por ellas vienen de la misericordia de Dios, que, contra la voluntad de nuestro enemigo, aparta de su malicia la santa tribulación, y por medio de ella purifica el oro que quiere incorporar a sus tesoros.

Digo más: tus tentaciones son del demonio y del infierno, pero tus penas y sufrimientos son de Dios y del paraíso; las madres son de Babilonia, pero las hijas son de Jerusalén. Desprecia las tentaciones y abraza las tribulaciones.

No, no, hija mía, deja que sople el viento y no pienses que el sonido de las hojas sea el rumor de las armas."

Santo Padre Pío

martes, 25 de marzo de 2014

LA REALIDAD


¿POR QUÉ TRABAJAS?

Iis autem, qui ejusmodi sunt, denuntiemus, et obsecramus in Domino Jesu Christo, ut cum silentio operantes, suum panem manducent (II ad Thessalonicenses III, XII)
TRABAJOS SERVILES

Todo lo que venimos diciendo me anima, querido lector, a revisar un concepto del que se viene haciendo uso y no poco abuso. Me refiero a los “trabajos serviles”.

Si por trabajos serviles entendemos los que en otro tiempo estaban reservados a los siervos o esclavos, pase el que usemos tal denominación.

Pero si por trabajos serviles, entendemos trabajos de rango inferior, menos nobles, y, como tales, especialmente impropios de los días del Señor, creo que el nombre no se puede mantener.

No puede ser trabajo despreciable el que Dios eligió para la mayor parte de su vida humana mortal.

No  deben considerarse como trabajos de esclavos los trabajos manuales, que son necesarios en la sociedad. En todo trabajo bien hecho entran en juego las facultades espirituales del hombre.

No hay trabajos serviles, si se realizan con el espíritu que hemos tratado de bosquejar en este folleto.

Son, en cambio, serviles todos los trabajos, aun los de más elevada especulación, si el que los realiza se deja esclavizar por el afán de lucro o por una desordenada ambición.

Es servil, servilismo y mezquino vivir sin trabajar.

Y es principio inconmovible para el cristiano la EXCELSA DIGNIDAD DEL TRABAJO.

SAN JOSÉ OBRERO

No deja de ser significativa la institución de una fiesta litúrgica en honor de San José, y precisamente en su especial prerrogativa de trabajador manual.


El Santo Padre, (Venerable Pío XII), la proclamó, hace ahora una año, “con la intención de que todos reconozcan la dignidad del trabajo y que ella inspire la vida social…”, “porque el humilde obrero de Nazaret… encarna delante de Dios y de la Iglesia la dignidad del obrero manual…”.

ÍDOLOS, ÍDOLOS, ÍDOLOS…

No se acabaron los ídolos  en los días del Éxodo. Siguen recibiendo culto en el mundo del hoy.

También el trabajo mal entendido reviste muchas veces el carácter de ídolo.

Hay veces inmoladas a un trabajo en el que sólo se ve un medio de mejora material.

Hay industrias que consumen vidas en un trabajo embrutecedor, infrahumano, en cadena de galeotes. Como dice Pío XII, si de él sale la materia ennoblecida, sale, en cambio, el hombre física y psíquicamente envilecido. ¡Tremenda responsabilidad la de quienes están al frente de esas empresas!

Hay también otra idolatría que ve en el trabajo humano y en el progreso de la técnica la panacea que resolverá todos los problemas sobre el haz de la tierra y la convertirá en un paraíso. El hombre se siente tentado de soberbia luciferina. Es el “espíritu técnico” que el Papa denunció en su mensaje navideño de 1953.

MORAL PROFESIONAL

A un sentido cristiano del trabajo corresponde una moral profesional.

La moral profesional del cristiano no puede ser un conjunto de reglas frías, hijas de una moral natural cicatera, que trata de conllevar el máximo egoísmo con la evitación de la “gravemente pecaminoso”

La moral profesional del cristiano es embarcarse con Dios Creador y Redentor en esta maravillosa aventura de colaboración con Él y de solidaridad humana que pone los principios talentos al servicio del prójimo.

“Brille así vuestra luz entre los hombres para que, viendo vuestra buenas obras, glorifiquen a vuestro Padre, que está en los cielos”.

ORACIÓN

Cuando la pálida luz de la aurora nos anuncie ese regalo de Dios que es un nuevo día, digámosle con los trabajadores católicos del mundo entero:

Señor, Jesús: Te ofrecemos todo nuestro día, NUESTRO TRABAJO, nuestras luchas, nuestras alegrías y nuestras penas.

Concédenos, como a todos nuestros HERMANOS DE TRABAJO, pensar como Tú, TRABAJAR CONTIGO, vivir en Ti…

Que tu Reino sea un hecho en las fábricas, en los despachos, en las minas, en nuestras casas.

Que las almas de los trabajadores que en el día de hoy se encuentran en peligro permanezcan en tu gracia.

Y que, por la misericordia de Dios, los trabajadores caídos en el CAMPO DEL HONOR DEL TRABAJO descansen en tu Paz”.

Con nuestro trabajo, ¡por CRISTO, HACIA UN MUNDO MEJOR! (Finem)

lunes, 24 de marzo de 2014

SOBRE EL AÑO DE PONTIFICADO DEL PAPA FRANCISCO

“Mentira, error, confusión e ignorancia. Se analice el tema que se analizare, tras un año de pontificado, estas son las cuatro y trágicas notas dominantes que aparecen”

Antonio Caponnetto

Les dejo tres artículos sobre el primer año de Pontificado del Papa Francisco de Antonio Caponnetto y de Dardo J Calderón




sábado, 22 de marzo de 2014

LA PRIMAVERA DEL POSTCONCILIO

LA MONJA ROCKERA



¿¿Cuándo vendrá el Ángel exterminador??

"MYSTERIUM FIDEI" DOCUMENTAL ESPAÑOL SOBRE LA SANTA MISA TRIDENTINA


"Mysterium fidei" es un documental sobre la Misa Tradicional, trata de dar a conocer el tesoro espiritual que tiene en sí la Misa. La Misa Tradicional refleja una belleza, una sublimidad, una magnificencia que es un tesoro que se ha de conservar y dar a conocer. Cada vez son más las personas jóvenes que se sienten atraídas por esta forma de celebrar la santa misa. 

El documental tiene una duración de 1h41m., y está divido en dos partes; la primera de 1h. de duración, donde se desarrolla la Santa Misa explicando el sentido espiritual de las ceremonias. La segunda parte, está compuesta de los "extras", es decir de una serie de secciones donde se explican con más detalles distintos aspectos de la Misa.

Precio: 7€ + gastos de envío.


619413401