OREMOS PARA QUE EL SANTO PADRE CONSAGRE RUSIA AL INMACULADO CORAZÓN DE MARÍA, TAL Y COMO LO PIDIÓ LA SANTÍSIMA VIRGEN EN FÁTIMA

Monseñor Marcel Lefebvre

"... sin ninguna rebelión ni amargura ni resentimiento, proseguiremos nuestra obra a la luz del Magisterio de siempre convencidos de que no podemos rendir mayor servicio a la Iglesia, al Papa y a las generaciones futuras. Y seguiremos rezando para que la Roma actual infestada de modernismo llegue a ser otra vez la Roma Católica..."

Ramiro de Maeztu

"Venid con nosotros, porque aquí, a nuestro lado, está el campo del honor y del sacrificio; nosotros somos la cuesta arriba, y en lo alto de la cuesta está el Calvario, y en lo más alto del Calvario, está la Cruz."

"Vosotros no sabéis por qué me matáis, pero yo sí sé por lo que muero, para que vuestros hijos sean mejores que vosotros"

sábado, 21 de marzo de 2015

SOBRE LA NUEVA CONSAGRACIÓN DE MONS. WILLIAMSON DEL R.P. FAURE


Hoy es un día muy triste para la Iglesia. El Obispo Richard Williamson, expulsado de la Hermandad Sacerdotal San Pio X en 2012, ha procedido hoy a consagrar obispo al Padre Faure apelando a un "estado de necesidad" similar al de 1988 (cuando Ms. Lefebvre consagró cuatro obispos). La supuesta identidad entre las consagraciones de 1988 y esta de 2015 no corresponde con la realidad.

El comunicado de más abajo lo explica, pero básicamente la diferencia estriba en que Ms. Lefebvre apeló a Roma y ésta, aunque inicialmente le dijo que sí, al final le fue dando largas para de hecho evitar que hubiera obispos tradicionales que pudieran seguir ordenando sacerdotes; Ms. Lefebvre esperó años antes de tomar la decisión, pero ya pasaba de los 80 años y no podía morir sin dejar sucesores, por lo que el estado de necesidad era real y concreto. Aun así, acudió a Roma y, tras los obstáculos puestos, informó de su decisión final, siempre respetando la autoridad del Papa que le ponía en una situación de necesidad. Nada de eso ha hecho Ms. Williamson, quien no ha querido saber nada de Roma ni del Papa y hace la consagración básicamente porque quiere, sin dar cuentas a nadie de ello... Es decir, de hecho no está reconociendo al Papa y lo ignora hasta en los aspectos meramente formales. Además, existen al menos cuatro obispos que ordenan sacerdotes tradicionales, por lo que no hay ninguna necesidad de ordenar otro más. Es cierto que cuatro son pocos y alguno más sería necesario, pero aún no se trataba de un verdadero "estado de necesidad" (que en todo caso debe meditarse mejor, pues consagrar un obispo sin mandato pontificio es algo muy grave).

Si Ms. Williamson se encuentra en una situación de marginalidad ha sido por su propia actitud, no por la situación de la Iglesia. No es honesto situarse en la marginalidad para luego ponerla como excusa de una situación de necesidad. Por tanto su apelación al "estado de necesidad" es meramente dialéctica y no se corresponde con la realidad.

Jorge Garrido San Román

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada